Logo Euros du Village
Francia reformara su constitución para reconocer sus lenguas regionales

El presidente francés François Hollande, anuncia una reforma de la constitución para permitir la ratificación de la Carta europea de las lenguas regionales o minoritarias elaborada en 1992. El anuncio del presidente francés de ratificar la carta de las lenguas regionales y de modificar la constitución francesa para permitir la reforma, responde a un compromiso electoral de 2012.

Firmada en 1999 por los Estados miembros del Consejo de Europa, esta carta obliga el reconocimiento de las lenguas regionales y minoritarias. En su preámbulo, la carta de lenguas regionales o minoritarias considera “el derecho a utilizar una lengua regional o minoritaria en la vida privada y pública constituye un derecho imprescriptible, de conformidad con los principios contenidos en el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos de las Naciones Unidas (…)”. Ahora bien, en Francia, la aplicación de este texto está bloqueado por el artículo 2 de la Constitución que dispone que “el idioma de la republica es el francés”. De hecho, el primer intento de ratificación del texto en 1999 ha sido censurado por del tribunal constitucional galo. Solo una reforma de la constitución puede levantar este bloqueo.

PNG - 291.9 ko

Hoy en día, en Francia, las lenguas regionales tienen un reconocimiento constitucional con consecuencias jurídicas y practicas muy limitadas, puesto que le articulo 75-1 de la constitución dispone que “las lenguas regionales pertenecen al patrimonio de Francia”. Francia cuenta con 75 lenguas regionales, entre otras el occitano, el corsego, el euskera, el bretón, el fráncico, el alsacien, o el creole. Al ser ratificada la Carta, grandes modificaciones deberían intervenir en Francia en el ámbito de la enseñanza (la carta prevé “una enseñanza primaria garantizada en las lenguas regionales o minoritarias correspondientes”), de la justicia (la carta “garantiza al acusado el derecho de expresarse en su lengua regional o minoritaria”) y de las Autoridades administrativas y servicios públicos (Francia debe velar por “que dichas autoridades administrativas empleen las lenguas regionales o minoritarias” y “el empleo de las lenguas regionales o minoritarias en el marco de la administración regional o local”).

España ratificó la carta en el 2001. Las lenguas objeto de protección son las reconocidas como oficiales en los estatutos de autonomía y las otras que estos estatutos protegen y amparan : Catalán (Cataluña, Islas Baleares, C. Valenciana y Aragón), euskera (País Vasco y parte vascófona de Navarra, gallego (Galicia), occitano (Cataluña) asturiano (Asturias), leonés (Castilla y León) aragonés (Aragón).


Aucun commentaire