¿Tiene solución la desafección ciudadana en las Instituciones Europeas ?

Entre los grandes temas de actualidad política y mediática la transparencia y el buen gobierno son objeto de debate. La reciente ley que acaba de entrar en vigor viene a satisfacer una necesidad normativa en España, uno de los pocos países occidentales que carecía de una ley de esta índole. La transparencia, como atributo necesario de la política democrática, es una potente herramienta con capacidad de explicitar y dar visibilidad a los aspectos más opacos y oscuros del sistema democrático.


CIS, Desafección, EUrostat, Instituciones Europeas

JPEG - 67.1 ko

©Alejandro Santos

Uno de los indicadores asociados a la transparencia y al buen gobierno es, sin duda, la confianza institucional. La sociedad española asiste a una creciente sensación de desafecto y de rechazo hacia las instituciones políticas que señalan una inquietud preocupante porque toma forma como un elemento estructural del sistema político. La democracia española ha disfrutado siempre de un amplio apoyo ciudadano desde los inicios de la Transición política. Sin embargo, ello no obsta para que el barómetro del CIS refleje de forma persistente y sostenida en el tiempo una tendencia que apoya la afirmación de hartazgo y desafección política por parte de los ciudadanos. Del barómetro se desprende que los niveles de desafección política no van dirigidos tanto a una crítica hacia la democracia per se como a sus prácticas e instituciones que la vertebran. Los síntomas que engloba la desafección política son paradójicos y significativos, como se desprende del denominado cinismo democrático con el que se hace referencia a la combinación de un alto grado de aceptación de la democracia con una actitud crítica, distante y desafecta hacia las instituciones y la clase política pero no hacia su legitimidad. La legitimidad democrática constituye una piedra angular porque sin ella el sistema político no se sostendría y sus instituciones no funcionarían.

JPEG - 10 ko

El barómetro del CIS de abril de 2013 señalaba que la confianza de los españoles en las instituciones políticas era muy baja : partidos políticos, gobierno, parlamento y sindicatos son los que obtienen una evaluación más negativa. La Ong Transparencia Internacional España, ha hecho público su informe (diciembre de 2013) en el que se demuestra que España ha retrocedido del puesto 30 en 2012 al puesto 40 en 2013 en el índice de transparencia. Este acusado aumento en los índices de percepción de la corrupción es significativo y preocupante porque no se produce en ningún otro país de la Unión Europea ni de las democracias occidentales desarrolladas. Para encontrar diferencias sustanciales como el caso español hay que buscarlos en ciertos países africanos, centroamericanos y asiáticos. Estos datos son congruentes con la persistencia de los resultados del barómetro del CIS de diciembre de 2013 en el que la corrupción y el fraude aparecen como el segundo problema que más preocupa a los españoles.

Estos resultados nos informan del descrédito y la desafección ciudadana hacia las instituciones gubernamentales como deficitarias y poco creíbles, lo que repercute en la brecha generada entre los representantes políticos y la ciudadanía que no se siente representada por ellos. En este contexto desafectivo, las instituciones europeas no se quedan al margen y los españoles destacan por su bajo nivel de confianza. Eurostat, la oficina estadística de la Unión Europea, señala que el nivel de confianza de los ciudadanos españoles en las instituciones europeas es la más baja, en una serie temporal que abarca del año 1999 a 2012, incluso superando la baja puntuación que caracteriza a Reino Unido cuyo acervo comunitario ha sido siempre débil y a Grecia, país intervenido por las autoridades europeas. En el siguiente gráfico se aprecia como ha descendido de manera significativa la confianza de los españoles en las instituciones comunitarias, principalmente el Parlamento europeo, la Comisión y el Consejo.

PNG - 32.2 ko

La complejidad del diseño institucional europeo y la burocratización de sus estructuras administrativas junto a la percepción de lejanía de las instituciones europeas como poco determinantes en la vida cotidiana de los españoles suministran algunas claves que nos permiten explicar este descenso pronunciado en el nivel de confianza de los órganos comunitarios. Al tiempo, que se complementa con la desafección institucional de la ciudadanía española hacia las instituciones nacionales, aspectos que se interrelacionan porque forman parte de una misma realidad. No cabe duda que el diseño institucional de la Unión Europea está configurado como un sistema tecnocrático caracterizado por la racionalidad, la externalidad y la burocratización y que es producto de la diversidad, complejidad y especialización funcional de las estructuras comunitarias. Las instituciones europeas que generan más desconfianza, son precisamente las más poderosas y decisivas. El Consejo, que es el órgano en el que están representados los gobiernos de todos los estados miembros y que ejerce tanto funciones legislativas como ejecutivas, la Comisión que comparte el poder ejecutivo con el Consejo y el Parlamento Europeo, que está basado en la democracia consuetudinaria y que, por la ausencia de conflictos interpartidistas, carece de interés para los medios de comunicación con algunas excepciones como, por ejemplo, cuando rechazó la semana laboral de 60 horas aprobada en el Consejo y que, en otros temas, mantiene un papel meramente consultivo.

JPEG - 86.6 ko

Sin embargo, la UE protagoniza un papel destacado en la elaboración de las políticas públicas e influye tanto en la vida de los ciudadanos como en las políticas de los estados miembros. Pero es innegable que la falta de horizontes prometedores que permitan el avance en común de los ciudadanos, ha generado un recelo, una desconfianza en la capacidad de las instituciones políticas, tanto españolas como comunitarias, para responder a los problemas colectivos y aportar las soluciones políticas que la sociedad española necesita. En Europa la media de confianza en las Instituciones Europeas ha ido cayendo hasta 2011 y en 2012 subió ligeramente hasta situarse en el 44% que confía en el Parlamento Europeo, 36% en el Consejo de la Unión Europea y un 40% en la Comisión Europea. Sin embargo, en España, esta confianza ha seguido cayendo y es incluso más baja que la media : 25% Parlamento Europeo ; 23% el Consejo y la Comisión. (Según los datos de Eurostat).

Ante los recortes sociales que se están produciendo en España, a consecuencia de la crisis, -algunas por recomendaciones adoptadas por unanimidad del Consejo, órgano en el que está representado el gobierno español, y en las que el Parlamento Europeo no ha sido escuchado- los ciudadanos españoles han optado, ante la desinformación de los medios y del gobierno, de culpar a todas las instituciones europeas, casi por igual, de las medidas impopulares adoptadas por el gobierno español desde 2010 tanto del PP como del PSOE. Creemos que es necesaria una reforma institucional de la UE que le dote de mayor agilidad en la toma de decisiones, en el que se refuerce el papel del Parlamento Europeo como Institución que representa a los ciudadanos dotándole de poder de decisión en materia económica y fiscal (en aquellos aspectos dónde mantiene un papel consultivo) y de la iniciativa legislativa, el Consejo renuncie a sus competencias ejecutivas, una Comisión Europea que de verdad sea el Gobierno de la Unión Europea y que Estados con superávit respondan solidariamente ante la deuda de otros Estados menos afortunados. La Gobernanza económica es una realidad necesaria pero también la Gobernanza social ha de desempeñar un rol preponderante que sea percibida positivamente por la ciudadanía europea, lo que repercute en la legitimidad institucional comunitaria.

No obstante también es necesario que se enseñe la Unión Europea desde el colegio para paliar el desconocimiento con enseñanza y que las Instituciones Europeas sigan mejorando su comunicación tratando de acercarse más a los ciudadanos, las Redes Sociales puede ser una buena herramienta pero deben tratar de conseguir más seguidores de todos los Estados miembros y que el principal grupo de seguidores deje de ser de Bruselas, pero existen diversas brechas digitales (generacional, de formación, desigualdad económica, y el uso que se hace de la red) con lo que hacen falta otras acciones como, por ejemplo, poner stands temporales en Centros Comerciales o Estaciones de Tren.


reagir   Imprimer   envoyer par mail   Auteurs
Espace réactions ()

Auteurs

Jorge Juan MORANTE

Redactor Jefe Adjunto

Jorge Juan Morante es Politólogo y Diplomado en Gestión y Administración Pública, realizó estancia académica con una Beca Erasmus en Turín, Italia. Máster en Liderazgo Político y Social. Autor del Blog “Ciudadano Morante”, recibió en 2010 el Premio al (...)

Site internet : Ciudadano Morante

María Ángeles Abellán López

Licenciada en Ciencias Políticas y Sociología por la UNED .Máster en Dirección de Marketing por la Escuela de Negocios Fundesem. Experto universitario en Liderazgo Político por la UA. Experta en Protocolo y Ceremonial social por la Escuela (...)

Site internet : Twitter : @mitoylogos

  Los más leidos Los más comentados
Desde un mes | Desde siempre
Nos tweetean
Facebook

El Coro y Orquesta de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) darán un concierto el próximo 7 de mayo, a las 19:30, en la Basílica Pontificia de San Miguel (C/ San Justo, 4, Metro Latina). Estará dirigido por el compositor y director del Coro y Orquesta de la UAM, Enrique Muñoz. El programa será: Concierto para dos clarinetes de Mendelshonn, con las intervenciones de los solistas de clarinete Alfonso Hidalgo y Carlos Fernández; y el Requiem de Fauré donde intervendrán la soprano Alicia Núñez y el Barítono Fernando Rubio. El concierto estará dedicado a la memoria del bailarín y coreógrafo Ángel Pericet Blanco, recientemente fallecido. Este concierto está dedicado a la memoria del gran bailarín y coreógrafo Ángel Pericet Blanco, gran difusor y representante de la escuela bolera y continuador de la saga familiar representada por su padre, Ángel Pericet Giménez, y su abuelo, Ángel Pericet Carmona. Durante muchos años triunfó tanto en España como en América Latina ya fuera con compañía propia o en la de otros grandes artistas. En 1959 creó su propia compañía de baile junto a sus hermanos Carmelita, Amparo y Eloy. Fue nombrado director adjunto del Ballet Nacional de España en 1983, retirándose de los escenarios en Buenos Aires en 2005. Falleció en la madrugada del 26 al 27 de febrero de 2011 en Madrid.

Concierto en memoria de Ángel Pericet

Política
Economía
Sociedad y medios
Desarrollo sostenible
Asuntos interiores
Asuntos exteriores
Instituciones y Eurosfera
España
UE 28
Otra Europa
Mundo
© Groupe Euros du Village 2010 | Menciones legales | Sitio realizado con SPIP | Realización técnica y diseño : Media Animation & Euros du Village France