El « son » de Cuba pide la Revolución de la Mariposa

Reflexiones sobre la primera Conferencia nacional del Partido comunista cubano

Este día 28 de enero de 2012 se reúne la primera Conferencia Nacional del Partido Comunista Cubano (PCC), coincidiendo con el aniversario del natalicio del Apóstol de la independencia cubana, José Martí, para trazar los caminos que deben permitir encontrar el espíritu de reconciliación y de unidad para el pueblo cubano...¿Sera esta Conferencia una ocasion perdida o un verdadero preludio a una « Revolución de la mariposa », del nombre de la flor nacional de Cuba ?


Los tiempos son difíciles y este evento ocurre en un momento de especial trascendencia : Cuba vive un momento decisivo de su historia, atravesando una crisis existencial en la que se pregunta hacia dónde, y de qué manera, se deben conducir los destinos del país. La única certidumbre es que Cuba se ha puesto en movimiento. Primero con la llegada de Raúl Castro a la jefatura del gobierno y la salida del poder del ex-presidente Fidel Castro y segundo con el acceso masivo de la ciudadanía a las nuevas tecnologías y a la información ; tercero con la emergencia de nuevos temas sociales y políticos ; y por fin con la crisis estructural del modelo de socialismo de Estado. Es cierto que la transformación y la reforma de Cuba son lentas. Pero lo más importante, a mi juicio, es que se pueda empezar el proceso de descentralización económica y administrativa. En este sentido, la Conferencia Nacional del PCC constituye la última oportunidad para la generación histórica de la Revolución cubana de reformar de forma profunda y duradera el país.

JPEG - 77.8 ko
Fidel y Raul Castro

A juzgar por los esfuerzos del Gobierno de mejorar la vida cotidiana de los cubanos, estoy convencido de que el Presidente Raúl Castro comprende la singular situación que vive su país. En efecto, las decisiones del VI congreso del PCC así como el camino trazado por el mandatario Cubano en sus recientes discursos tiende a demostrar que todo intento por detener la “actualización” del modelo económico cubano es inútil. En su discurso del 19 de abril de 2011, Raúl Castro declaraba : “será imprescindible rectificar errores y conformar, sobre la base de la racionalidad y firmeza de principios, una visión integral de futuro en aras de la preservación y desarrollo del Socialismo en las presentes circunstancias”. La única evidencia es que la represión y el extremismo ideológico no son la solución ; la responsabilidad colectiva, la democracia y el espíritu sano de la revolución deben ser el rumbo exclusivo de la acción de los militantes del PCC en los próximos días para ofrecer a Cuba el futuro de paz, de libertad y de prosperidad que se merece.

JPEG - 438.8 ko

Para el gobierno cubano la elección se encuentra claramente entre dos visiones de sociedad. A aquellos que han decidido recurrir a la fuerza autoritaria y piensan poder resolver la complejidad del problema cubano mediante la represión intelectual cultural política y económica, les recuerdo que el único camino es la acción democrática y el dialogo a lo largo del tiempo. Pues hoy día, para garantizar el futuro de Cuba, es preciso tomar en cuenta a la vez la crisis política y económica y sus numerosas facetas, incluyendo las de carácter ideológico, cultural, societal y religioso.

Con la primera Conferencia Nacional del Partido Comunista Cubano ha llegado el momento de completar el proceso de reformas. Ha llegado el momento de ser más valiente para transformar en profundidad las raíces del régimen y reavivar la llama de la libertad, para que Cuba se convierta en un país moderno y vanguardista sobre la protección y la defensa de los derechos del hombre. La contribución de los militantes del PCC así como de toda la sociedad civil, será entonces decisiva.

En efecto, existe un amplio consenso sobre la Isla sobre la necesidad de cambiar las estructuras económicas pero también políticas sociales y culturales de manera a mejorar la vida material y espiritual de los cubanos. El problema de Cuba está en hacia dónde y cómo estructurar estas dinámicas culturales, sociales, políticas y económicas preservando los principios revolucionarios de ética, de respeto, de la diversidad, de libertad, de justicia y de independencia nacional. Frente a este escenario sociopolítico novedoso en la historia de Cuba, el gobierno cubano debe asumir su responsabilidad y mirar más allá de la necesidad de “actualizar” el modelo económico enfrentándose con valentía a la elaboración urgente de un nuevo “proyecto de país”. Primero, el gobierno de Cuba debe ofrecer sin tardar la perspectiva de un ambicioso plan de reformas efectivo y democrático sobre todo en materia de diálogo social, reforma institucional, renovación generacional, flexibilidad política y ensanchamiento de las libertades individuales. Luego, el gobierno de Cuba debe trabajar hacia resultados tangibles para el pueblo.

JPEG - 67.3 ko
Plaza de la Revolucion La Habana

Para afrontar esta realidad, cuba debe movilizarse desde hoy todas sus fuerzas vivas y actuar de manera unida y en todos los frentes a la vez para responder así a los grandes desafíos. Es cierto que la población está demasiado absorta en la sobrevivencia diaria pero la reactivación del protagonismo ciudadano debe ser un tema central de la modernización de la vida política cubana. No obstante, nada perdurable se puede construir sin diálogo y sin el respeto mutuo entre todos los cubanos. Ignorar este principio fundamental, es fomentar la incomprensión, la radicalización, con el riesgo a corto plazo de un engranaje de la violencia. Si el PCC es sincero en sus intenciones de reforma y modernización de la isla, no podrá ahorrarse la organización de un debate popular para saber lo que la población desea de ésta Cuba por venir. Además y por suerte, los cubanos son muy altamente politizados. Dentro y fuera de Cuba, en diversas esferas sociales, es interesante constatar que existe un debate sobre el futuro del país ; que existe un autentico arco político e ideológico plural –de derecha a izquierda-, típico de cualquier país occidental. Por lo tanto no se puede seguir ignorando la pluralidad política de Cuba.

Muchos consideran en Cuba que es necesario sustituir el modelo de socialismo de Estado que rige el país. Pero creo que la solución del problema no se encuentra en el enfrentamiento capitalismo contra socialismo, porque por ahí no llegamos a ningún lado. Nada es todo blanco o todo negro : lo malo esta en los extremos. Por lo tanto es responsable apreciar lo que funciona sea una experiencia socialista o capitalista. La experiencia socialista los cubanos la viven cada día al mismo tiempo que están aprovechando algunas cosas buenas del capitalismo, aquellas que funcionan, y eso está bien. Llego el momento de admitir las cosas del “socialismo” que no funcionan y eliminarlas. Por lo tanto Cuba necesita urgentemente grandes reformas económicas. Pero las reformas económicas en Cuba, o la actualización del modelo, no darán resultados hasta tanto no se resuelva esta cuestión política. Por eso es imprescindible que el PCC trabaje sobre democratización interna, abrirse al debate de posiciones y construcciones e ideas, a la legitimización de las corrientes de opinión en su interior y a una participación masiva abierta. En ese sentido la Conferencia debe ser la oportunidad para dar otro paso a un punto de no retorno con prácticas económicas, políticas, sociales de otras épocas.

JPEG - 431 ko
Asamblea del Partido comunista cubano

La credibilidad y la contención social tienen sus límites, y de las decisiones y acciones de hoy, positivas y negativas, surgirán consecuencias a corto, a mediano y largo plazo. Ni yo, ni nadie puede decir cuáles serán las respuestas del gobierno cubano a la cambiante situación a la que se enfrenta la isla. La única certidumbre es que no hay respuesta predeterminada. En este mundo totalmente nuevo donde las creencias políticas parecen desgastadas la sobrevivencia y la adaptación supone e impone una gran dosis de flexibilidad.

Según las pistas privilegiadas por la Conferencia, y según los actores que sabrán imponerse, tres guiones posibles pueden determinar el futuro de la isla. El primer guion revolucionario seria una revuelta popular al estilo de la llamada “Primavera Árabe” que derroque al gobierno cubano. El segundo guion conservador e inmovilista consistiría en el mantenimiento irrestricto del actual status quo en el país. El tercer guion reformista apuesta por una transformación ordenada y gradual del actual sistema cubano.

Basándose en el amplio sector moderado-reformista, y con el objetivo de evitar traumas y hechos de sangre, creo que el guión reformista es el que mejor conviene a las circunstancias históricas que vive la isla. De esta forma las actuales autoridades del país, Raúl Castro a la cabeza, podrían hacer una transición pacífica, gradual y ordenada hacia un sistema político que garantice la independencia de Cuba, su prosperidad económica y su democratización pero también que sepa preservar el capital simbólico de la Revolución cubana.

Todos sabemos que el mundo, y Cuba viven tiempos nuevos. Para que la labor de reforma de la conferencia sea un éxito es necesario aportar respuestas nuevas, construir consensos en torno a un proyecto común, ofrecer otras formas de hacer política , garantizar el relevo generacional ; al final proponer un pacto a toda la diversidad nacional cubana.

JPEG - 95.2 ko

Cuba debe ser un ejemplo para un mundo inseguro desubicado por los egoísmos de nuestros tiempos y enloquecido por el dinero y la especulación. Cuba debe comprometerse firmemente en la defensa de la libertad y de la justicia y de su respeto del derecho. Cuba debe ser una nación de convicción, con firme arraigo a los principios de transparencia y desarrollo a beneficio de los cubanos mismos. Cuba debe ser un ejemplo en el respeto de la unidad y de su diversidad política, social, ideológica y cultural. Cuba debe democratizar la vida pública cubana, ensanchar, liberar la participación ciudadana, dejar fluir la voz de la opinión popular y abrir por fin el diálogo cultural entre las comunidades cubanas de todo el mundo. Cuba debe preservar su cultura, su soberanía y su integridad territorial. Cuba debe estimular una cultura crítica, hacer evolucionar las mentes y los espíritus que, como nos lo enseñaron los filósofos antiguos, son los auxiliares indispensables del resplandor de un Estado.

Al final, con todo esto, quiero decir y demostrar que el hilo conductor de estas reformas y las prioridades del PCC deben ser un acercamiento a la realidad social de la Isla. Cuba tiene realidades sociales complejas y especificas que demandan respuesta como las manifestaciones de violencia, los prejuicios raciales, de género, de orientación sexual, de origen territorial y de forma general cualquier limite al derecho de las personas. Si el PCC logra comprender los complejos procesos de cambio sucedidos en la sociedad cubana, si logra iniciar un debate abierto y democrático con todos los cubanos, si logra aglutinar los más amplios intereses nacionales, entonces podrá volver a imponerse con legitimidad como protagonista político para garantizar la estabilidad nacional y resolver la actual crisis nacional. Desde Europa sabemos que la unidad solo se puede construir sobre la diversidad. Cuba tiene que hacer suya esta enseñanza.

No soy cubano ni miembro del Partido comunista, pero como ciudadano europeo me atreveré a preguntar : ¿Cuba que has hecho con tus votos y promesas revolucionarias ? ¿Por qué se apagó tu llama universal de libertad ?

En un mundo enloquecido y amenazante, y que a veces parece que camina sobre la cabeza, en donde los valores humanos los más elementales están desubicados y ofendidos diariamente, en donde lo superficial prima sobre la esencia verdadera de las cosas, deseo que Cuba como el ave fénix renazca de sus cenizas revolucionarias. Frente a este mundo en crisis, la obligación moral y política del PCC consiste en restablecer los lazos de la esperanza y de la unidad. La generación histórica de la Revolución cubana, tiene las condiciones materiales y simbólicas necesarias para llevar a cabo con éxito este proceso de reformas.

Al Presidente Castro, le corresponde juntar las voluntades para asumir estos desafíos porque tiene entre sus manos el poder de decidir el futuro de sus conciudadanos y de su país ; la constitución cubana le da la legitimidad para actuar para el bien e interés general de Cuba. Ambiciono, para el mundo, pero por encima de todo para todos los cubanos, que la Conferencia del PCC asume sus responsabilidades y ofrezca una reforma histórica y satisfactoria, por el bien de Cuba.

Como en su momento, Fidel Castro supo encontrar, en el cruce histórico, el viento de la revolución, quiero aquí concluir invitando al PCC a encontrar el tono de los tiempos y proponer una política ambiciosa que logre un incremento progresivo y sostenido de mujeres, negros, mestizos y jóvenes en los cargos de dirección, a partir de los méritos, resultados y cualidades personales de los propuestos. El PCC debe ser valiente, fuerte y enérgico para imaginar qué hacer, en este mismo punto, por ejemplo, con homosexuales, creyentes religiosos u otros portadores de eso que hoy es común denominar “diferencia”. En sentido general, el mensaje que quiero dejar aquí a la hora en que empieza la Conferencia es una invitación a diseñar una identidad renovada y moderna de Cuba, construir un país inseparable del presente. Es en el interés de todos los cubanos.

Lo estamos viendo claramente, nunca antes las ganas y necesidades de reforma en Cuba habían sido tan necesarias. Ante las tentaciones autoritarias y liberticidas suplico al PCC que adopte un espíritu de responsabilidad. En este sentido la Conferencia es un medio y no un fin en sí mismo. El PCC e indirectamente el pueblo cubano tienen aun por delante un gran desafío histórico, para construir una sociedad en desarrollo y restaurar la unidad nacional. Esto supone el deber absoluto de no excluir a nadie y de respetar la variedad de intereses sean cuales sean las opiniones e ideas, porque allí se encuentra la fuerza y la esencia de la nación cubana.

Raúl Castro se encuentra ante la urgente necesidad de construir la paz y la libertad. Ni yo ni nadie, ni ningún país tiene, por sí mismo, los medios de construir el futuro de Cuba. Sobre todo, ningún Estado puede reivindicar la legitimidad necesaria. Es precisamente del gran pueblo Cubano y de su gobierno, y sólo de ellos, de la capacidad de Cuba para asumir este gran desafío, al servicio de valores humanos universales, al servicio del destino en común de todos los cubanos, al servicio de la paz, que puede venir la autoridad legal y moral de una empresa de esta naturaleza.

JPEG - 47.5 ko

Creo, con una ilusión, en la misión de todos los cubanos de enseñar al mundo ideales humanistas y universales de cultura, de derecho y de tolerancia. Creo con fuerza que nadie en este mundo debe transigir con lo que constituye la esencia de nuestros valores. El pueblo cubano está vivo y se mueve. Nunca antes había aspirado con tanta fuerza al respeto. Con espíritu de diálogo y de tolerancia debemos escuchar su llamado. Me atrevo a ser optimista y a esperar que los cubanos y sus dirigentes sepan estar a la altura de lo que necesita Cuba, esta vez sí, “con todos y para el bien de todos”. De ello dependerá el juicio de las generaciones futuras.


reagir   Imprimer   envoyer par mail   Auteurs
Espace réactions ()

Claude
3 septembre 2012
18:08
El « son » de Cuba pide la Revolución de la Mariposa

Tout d’abord bravo pour cette présentation, à la fois limpides et intéressantes. Toutefois, 2 ou 3 points auraient pu comporter plus de précisions, en particulier dans la fin du billet. Simplement une façon de souligner que je suis impatient de découvrir le prochain billet

regime dukan

Auteurs

Lorenzo JUILLET YAGÜE

Presidente Euros du village-España; Redactor jefe

Laurent est titulaire d’un DEA en droit public général de l’Université du Pays basque. En défendant sa thèse sur l’évolution institutionnelle du conseil européen à l’Université de Salamanque et à l’Université de Bordeaux, il obtient également un double titre (...)
  Los más leidos Los más comentados
Desde un mes | Desde siempre
Nos tweetean
Facebook

El Coro y Orquesta de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) darán un concierto el próximo 7 de mayo, a las 19:30, en la Basílica Pontificia de San Miguel (C/ San Justo, 4, Metro Latina). Estará dirigido por el compositor y director del Coro y Orquesta de la UAM, Enrique Muñoz. El programa será: Concierto para dos clarinetes de Mendelshonn, con las intervenciones de los solistas de clarinete Alfonso Hidalgo y Carlos Fernández; y el Requiem de Fauré donde intervendrán la soprano Alicia Núñez y el Barítono Fernando Rubio. El concierto estará dedicado a la memoria del bailarín y coreógrafo Ángel Pericet Blanco, recientemente fallecido. Este concierto está dedicado a la memoria del gran bailarín y coreógrafo Ángel Pericet Blanco, gran difusor y representante de la escuela bolera y continuador de la saga familiar representada por su padre, Ángel Pericet Giménez, y su abuelo, Ángel Pericet Carmona. Durante muchos años triunfó tanto en España como en América Latina ya fuera con compañía propia o en la de otros grandes artistas. En 1959 creó su propia compañía de baile junto a sus hermanos Carmelita, Amparo y Eloy. Fue nombrado director adjunto del Ballet Nacional de España en 1983, retirándose de los escenarios en Buenos Aires en 2005. Falleció en la madrugada del 26 al 27 de febrero de 2011 en Madrid.

Concierto en memoria de Ángel Pericet

Política
Economía
Sociedad y medios
Desarrollo sostenible
Asuntos interiores
Asuntos exteriores
Instituciones y Eurosfera
España
UE 28
Otra Europa
Mundo
© Groupe Euros du Village 2010 | Menciones legales | Sitio realizado con SPIP | Realización técnica y diseño : Media Animation & Euros du Village France